Marcapasos

El corazón genera espontáneamente unos impulsos eléctricos que, al distribuirse por todo el miocardio, producen la contracción cardiaca.

Cuando esos impulsos son bloqueados, no se generan o lo hacen de forma anómala (bien porque no lo hagan en el lugar adecuado o bien porque no lo hagan con la frecuencia precisa) decimos que el corazón tiene una arritmia.

Un marcapasos puede ayudarle a generar los estímulos eléctricos que su corazón necesita.

¿Qué es un marcapasos implantable?

El marcapasos es un aparato electrónico generador de impulsos que excitan artificial y rítmicamente el corazón cuando los marcapasos naturales del corazón no pueden mantener el ritmo y la frecuencia adecuados. Además estos dispositivos monitorizan la actividad eléctrica cardiaca espontánea, y según su programación desencadenan impulsos eléctricos o no.

Un marcapasos moderno tiene una vida estimada de entre 5 y 12 años. Posteriormente puede cambiarse muy fácilmente gracias a la estandarización (IS-1-standard) de las conexiones de los electrodos.

Los nuevos marcapasos tienen además otras funciones:

  • Sincronización, por un problema de comunicación, entre la aurícula y el ventrículo (bloqueo-AV).

  • Modificación de la frecuencia de los latidos para adecuarse a actividad corporal del portador (marcapasos de frecuencia adaptativa)

  • Ayuda a evitar problemas de ritmo de la aurícula mediante sobreestimulación (paso preventivo).

  • Grabación o seguimiento de las perturbaciones del ritmo cardiaco.

  • Mejora de la función de bombeo del corazón mediante una estimulación del ventrículo izquierdo o de ambos en caso de un mal funcionamiento del ventrículo izquierdo y falta de riego (terapia de resincronización cardiaca).

 

Las funciones del marcapasos también se encuentran en:

  • el desfibrilador implantable (DAI): dispositivo que se encarga de emitir una descarga para devolver al corazón su ritmo correcto cuando tiene una arritmia potencialmente fatal

  • el resincronizador cardiaco (TRC): marcapasos algo más complejo que une a las funciones habituales del marcapasos la sincronización entre ventrículo derecho e izquierdo mediante un electrodo adicional que estimula esta última cámara cardiaca.

Un marcapasos está compuesto por dos elementos:

  • Generador o “batería”: incluye la batería y diversos circuitos electrónicos y sensores.

  • Electrodos o “cables”: son los encargados de transmitir el impulso eléctrico desde el electrodo al corazón.

Existe un tipo especial de marcapasos sin electrodos que se introduce en el corazón a través de la vena femoral.

 

Está indicado en pacientes que no tienen adecuados accesos endovasculares para el implante de un marcapasos convencional, bien porque hayan tenido infección en el lugar de acceso o bien porque dichos accesos sean imprescindibles para otras terapias (hemodiálisis, por ejemplo).

Su durabilidad es de unos 12 a 15 años en función del uso y las características del implante, pudiendo colocar hasta 3 dispositivos de forma consecutiva.

Estamos formados para el implante de todos estos tipos de marcapasos así como para la retirada de los mismos en caso necesario. Pida cita y le informamos de la mejor opción para usted.

¿En qué consiste la intervención?

Según las preferencias del paciente y el cirujano, el marcapasos se implanta cerca del surco deltopectoral, cerca de la clavícula y del músculo pectoral derecho o izquierdo.

El cirujano localizará una vena por donde introducir el o los electrodos a implantar. Mediante rayos X, colocará la punta del electrodo en íntimo contacto con el músculo cardiaco de la punta del ventrículo derecho o con el tracto de salida de éste. En caso de precisar un segundo electrodo, la punta de éste quedará en íntimo contacto con la pared de la aurícula derecha. Posteriormente, con un aparato específico, medirá si los electrodos se encuentran en una correcta localización. En caso afirmativo, conectará el extremo proximal de los electrodos al generador, el cual quedará alojado en una bolsa subcutánea o infrapectoral hecha para tal fin.

Su marcapasos estará funcionando y enviando las señales al corazón. Además, generalmente dejan de funcionar para ahorrar batería cuando su corazón es capaz de “controlarse” por sí mismo (marcapasos a demanda).

 

Previo a la intervención

 

Excepto en casos urgentes, la intervención se llevará a cabo en una fecha adecuada para usted y con disponibilidad de quirófano por parte del cirujano. Deberá comunicar a éste su estado reciente de salud incluyendo si ha tenido algún resfriado, caries, o fiebre. Acuérdese de llevar al Hospital los medicamentos que esté tomando o haya tomado en los últimos días. Probablemente ingrese el día antes o la misma mañana de la intervención.

Se le afeitará la zona cercana al campo quirúrgico. Con ello evitamos futuras infecciones. Tras su ingreso se le realizará (en caso de no tenerlo ya hecho) un electrocardiograma, una analítica de sangre y una radiografía de tórax.

Como parte de su medicación preanestésica, es probable que se le dé un sedante  para estar más relajado antes de ir a quirófano. Ya en quirófano, se le cogerá una vía por donde administrar un antibiótico para prevenir infecciones.

 

Durante la intervención

 

La intervención se lleva a cabo en quirófano con anestesia local generalmente y usted estará despierto durante toda la misma. El procedimiento no suele producir dolor, aunque de vez en cuando puede sentir un ligero pinchazo o notar que le están tocando en la zona.

La operación puede durar entre media y 1 hora de media, aunque en el caso de los resincronizadores cardiacos, la duración puede ser considerablemente mayor.

 

Después de la intervención

 

Generalmente sólo precisa curarse con un antiséptico local hasta la completa cicatrización de la herida. Al día siguiente será dado de alta tras comprobar el correcto funcionamiento del marcapasos.

No deberá hacer ejercicios bruscos con el brazo de ese lado en el plazo de 1 mes.

¿Con qué frecuencia debe revisarse el marcapasos?

Deberá acudir a controles periódicos anuales para la revisión del funcionamiento del marcapasos. Los marcapasos también pueden revisarse por teléfono. Esto se denomina “monitoreo transtelefónico” o “home monitoring”. Incluso con el monitoreo telefónico, deberá ir al médico para realizarse chequeos periódicos.

Los marcapasos se revisan con un dispositivo denominado «programador». Cuando se coloca el programador encima del marcapasos, puede obtenerse información sobre su funcionamiento. El programador también puede usarse para cambiar los controles del marcapasos.

La batería del marcapasos típicamente dura unos 7 u 8 años. Cuando la batería se agota, debe implantarse un nuevo marcapasos. La intervención para explantar el marcapasos viejo y colocar uno nuevo típicamente requiere anestesia local. En la mayoría de los casos no es necesario cambiar los electrodos originales.

¿Afectan los dispositivos electrónicos al funcionamiento del marcapasos?

Los aparatos a continuación no afectan ni dañan los marcapasos. La mayoría de la gente pueden tener contacto con estos aparatos sin necesidad de preocuparse.

  • Radios de banda civil

  • Taladradoras eléctricas

  • Mantas eléctricas

  • Afeitadoras eléctricas

  • Radios de aficionados

  • Almohadillas eléctricas

  • Detectores de metales

  • Hornos de microondas

  • Transmisores de televisión

  • Controles remotos de televisión

  • Aparatos de rayos X

  • Equipos de seguridad aeroportuaria

Los aparatos a continuación sí afectan a los marcapasos. Los marcapasos podrían no funcionar correctamente al entrar en contacto con estos dispositivos.

  • Grupos electrógenos

  • Equipos para soldar

  • Algunos aparatos utilizados por los dentistas

  • Máquinas de resonancia magnética

  • Máquinas de radioterapia para el tratamiento del cáncer

  • Equipos pesados o motores con imanes potentes

 

¿Puedo usar teléfonos celulares si tengo un marcapasos implantado?

 

Es conveniente llevar el teléfono móvil a más de 15 cm de distancia del marcapasos. Además debería de hablar con la mano contraria al lugar donde tiene implantado el marcapasos. Aunque no se han demostrado interferencias con los teléfonos móviles actuales, el aumento del número de frecuencias de uso podría cambiar esta situación.